CASA GRANDE

La elegante geometría del edificio, con sus amplias terrazas frente a las habitaciones, son un escenario ideal que resalta la extraordinaria vista de la Bahía de Portobelo.

Con casi 800 m2, la residencia se distribuye en dos plantas. Planta baja: incluye una sala de estar con aire acondicionado central, que se puede preparar fácilmente para reuniones privadas o de negocios, además de un bar y comedor al aire libre. Las tres suites, que se ubican en el segundo piso, cada una tiene su propia identidad y elementos únicos, rodeadas de amplias terrazas con vistas excepcionales de la selva y la bahía.

La idea inicial de esta construcción pretendía respetar la privacidad de los huéspedes, por lo que a pesar de las amplias áreas de espacio, los diseñadores han incorporado rincones que agregan calidez y privacidad. Haciéndolo un lugar único y perfecto para relajarse en un entorno relajante y hermoso.